IV. Llegó el día

La víspera de fin de año. Los nervios a flor de piel. Al día siguiente Aitor estaría aquí. No me imaginaba mejor manera de empezar el nuevo año que con él a mi lado. Mentalmente, había construido aquella escena una y otra vez. Cenar con él y mis amigos. Las 12 uvas y después, sus…

Mil pedazos

Que una relación se acabe no quiere decir que los sentimientos dejen de existir pero tampoco significa que queramos volver con esa persona. La gente cambia y las emociones también, aunque hay días que estamos más sensiblones y nos apetece saber de aquella persona. No estaría mal saber si alguna vez se acuerda de ti,…

De vuelta

Me revolví en mi asiento en cuanto la puerta se abrió. Aunque estuviese a contraluz, esa silueta no se podía olvidar de la noche a la mañana. Alto, ancho de hombros, y el pelo en forma de tupé despeinado era lo que poco que podía intuir en la distancia. Con cada paso que daba, de…

Odio las etiquetas

Se puede decir más alto pero no más claro. Odio que me cataloguen y odio a la gente que me cataloga. ¡Ale! Queda dicho, así sin anestesia ni nada. Los que me etiquetan tampoco las utilizan conmigo. Soy muy consciente que desde que nací ya tenía algunas etiquetas puestas: niña, hija, nieta llorona… y con…

Querido tú

Querido tú, Hace tiempo que no apareces en mi vida. Espero que estés bien, que todo en tu vida sea positivo y que sonrías tanto como solías hacer cuando estabas con nosotros. (Sabemos que eso va a ser difícil porque no existe familia como la nuestra, pero si algo aprendimos juntos fue que los imposibles…

Gracias guapetona

Los días de lluvia me suelen dar por pensar. Ver caer las gotas a través del cristal me trasladan a mundos paralelos, a otras realidades en las que las cosas siempre son diferentes. La última palabra de una discusión siempre es la adecuada, no hay lágrimas porque las cosas se acaban antes de que el…

Abriendo puertas

Los jueves han quedado declarados los días de reunión con las amigas. Antes solíamos ir a cenar por ahí y de vez en cuando alargábamos las noches con alguna que otra copa. Los tiempos han cambiado, y nuestras circunstancias también, y dejamos el alcohol para nuestro sábado especial. Ahora nuestras charlas y confesiones se hacen con…